VÉRTIGO. MAREO. INESTABILIDAD Mitos y realidades

 

 

 

 

 

 

 

…”Estoy mareado, me sugirieron que puede ser de causa cervical por lo que me indicaron kinesiología para la columna  y… algo mejoré”.


Esta queja, comúnmente escuchada en el consultorio, inclusive en otros ámbitos como en el trabajo o en una reunión de amigos, nos hace pensar  si no estamos en presencia de un error  diagnóstico.


Vértigo y  mareo son comúnmente  asociados a la columna cervical. La explicación resulta lógica, “el mareo se desencadena al girar la cabeza y el cuello suele encontrarse rígido, con dolor”. 


Según los datos actuales, el vértigo cervical, resulta una entidad controvertida.
El avance de la Otoneurología, o la Neuro-otologÍa como especialidad en los últimos años, ha aumentado significativamente la posibilidad de lograr un diagnóstico en la patología vestibular, con lo que el clásico concepto de que “los mareos son por la cervical” están perdiendo sustento.


Vértigo, mareo, inestabilidad  son síntomas. Conocer sobre ellos, poder diferenciarlos, ayudará al paciente a  consultar con el profesional adecuado y  evitará  pérdidas de tiempo con tratamientos que no solucionarán el origen de su problema.
 

Vértigo y mareo ¿es lo mismo?
Aproximadamente el 50 % de los pacientes que consultan por mareos, presentan en realidad  vértigo, por lo que no hay que confundirlos.


El mareo, es una sensación imprecisa, poco clara, displacentera, de inseguridad o disconfort.


No debemos minimizarlo, dado que  afecta  a un gran porcentaje de la población, y es la causa más frecuente de consulta médica  luego de los 75 años.


Hay  tantas clases de mareos como personas mareadas, los pacientes suelen manifestarla  de distintas maneras:…”Camino sobre algodones… tengo la cabeza embotada…estoy nauseoso…cuando me levanto de la cama me mareo…estoy en el aire…me choco con todo, no manejo los espacios… me voy al costado al caminar…la cama se hunde…” 


Para los médicos, es un término amplio ya que incluyen otros síntomas como: vértigo, inestabilidad, sensación de desvanecimiento, miedo a las alturas, mareo asociado a stress, ansiedad.


Las causas suelen ser variadas, baja del azúcar en sangre, hipotensión, fiebre, dificultades visuales, lipotimias, disfunciones oto-neurológicas, entre otras.


El  vértigo, en cambio, es una alucinación de movimiento, es una sensación ilusoria de giro (o desplazamiento) de nuestro cuerpo en relación con los objetos  que nos rodean o de estos en relación a nuestro cuerpo.´


Suele acompañarse de inestabilidad, pérdida de equilibrio y  otros síntomas como náuseas, vómitos, sudoración o palidez.


Tiene su origen en el  oído interno o en alguna de las conexiones con el Sistema Nervioso Central. Por lo tanto, el vértigo es exclusivamente de causa neurológica u otológica.


En neurología es considerado la segunda causa de consulta luego del dolor de cabeza, de ahí la importancia que debemos darle.


Inestabilidad, ¿cuáles son las  causas?.
Clásicamente se la define  como la limitación para mantener o controlar el equilibrio.

Inseguridad al caminar, imposibilidad de estar de pie, caídas o  la inclinación hacia un lado al andar pueden ser producidos no sólo por afecciones vestibulares.

 

Alteraciones de la sensibilidad profunda, dolores articulares, neuropatías, ACV, suelen ser alguna de las causas más comunes de desequilibrio e inestabilidad. En pacientes ancianos la falla multisensorial es la etiología más probable.


¿Cómo se relacionan éstos  síntomas?
Vértigo, mareo e inestabilidad, pueden o no ir de la mano. Frecuentemente suelen asociarse, originando lo que se conocer como Síndrome Vestibular.


Accidentes cerebro vasculares, tumores, traumatismos de cráneo pueden dar lugar a lo que se conoce como  Síndrome Vestibular Central .Mucha inestabilidad, vértigo, pérdida de fuerza en extremidades y dismetría es el cuadro clínico característico.


Sin embargo, son  las afecciones en el oído interno o en el nervio Vestibular, denominados Síndromes periféricos, las que representan el mayor porcentaje de las causas de vértigo.


El  Vértigo Posicional Paroxístico Benigno, conocido como VPPB, la Enfermedad de Meniere o la Neuronitis Vestibular, son las más frecuentes. Las tres presentan un cuadro similar dónde el principal protagonista es el vértigo.


Según sea la etiología, las crisis vertiginosas, pueden durar  segundos, minutos hasta  horas, suelen estar acompañadas de náuseas, vómitos e  inestabilidad. Algunas veces se relacionan con zumbidos en el oído o hipoacusia.


¿Es un mito relacionar vértigo con columna cervical?
Problemas cervicales, muchas veces no es la causa, es la consecuencia.
 

Las actuales investigaciones afirman:..“Las patologías osteoa-artro-musculares cervicales podrían justificar sólo  entre el 2 al 5 % de las causas de vértigo o desequilibrio…”


Lo que sucede, es que los pacientes desarrollan mecanismos para evitar la aparición del síntoma: se ponen rígidos, en bloque, como un palo; no mueven la cabeza, se agachan prácticamente de pie, evitan girar la cabeza con temor a que se desencadene otro episodio. Por lo tanto, la sumatoria de éstas acciones sería  la razón  de la  alteración en la columna cervical.


¿Qué debo hacer ante la presencia de esta sintomatología?
En primer lugar se sugiere consultar con un profesional especializado. La evaluación a cargo de un otoneurólogo o neuro-otólogo le brindará el diagnóstico adecuado y los pasos a seguir.


Existen múltiples alternativas terapéuticas en pacientes con mareo o vértigo, que van desde el tratamiento farmacológico, las maniobras de reposicionamiento o  liberación de partículas para el VPPB, y la Rehabilitación Vestibular.


Una vez descartadas  las causas potencialmente graves de vértigo/mareo, y resuelto la sintomatología más incapacitante por parte de su médico, la terapia  manual y vestibular suelen  ser las estrategias más adecuadas que los kinesiólogos podemos ofrecer.

 

Recuerde:”SOLO UN 2-5% LA CAUSA ES  DE ORIGEN CERVICAL”
 

 

 

Compartir
Please reload

Buscar por tags