¿Que es el cáncer de mama?

 

 

El cáncer de mama se origina cuando las células en la misma, comienzan a crecer en forma descontrolada.

Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una mamografía o se puede palpar como una protuberancia (bulto).

El tumor es maligno (canceroso) si las células pueden crecer penetrando (invadiendo) los tejidos circundantes o propagándose (hacer metástasis) a áreas distantes del cuerpo. El cáncer de mama ocurre casi exclusivamente en las mujeres, pero los hombres también lo pueden padecer.

 

 

Los tratamientos….

  • Cirugía

  • Radioterapia

  • Quimioterapia

  • Tratamiento Hormonal

 

La cirugía es la primera opción de tratamiento en los cánceres de mama en estadios precoces.

El tipo de cirugía dependerá del tamaño, localización y extensión del tumor.

Cuando se extirpa sólo el tumor se llama tumorectomía.

Cuando lo que se extirpa es el cuadrante donde se localiza el tumor, hablamos de cuadrantectomía.

Cuando se extirpa la mama entera, se denomina mastectomía.

 

La mastectomía es la extirpación quirúrgica de la glándula mamaria: piel con complejo areola-pezón y todo el tejido glandular mamario. Existen diferentes tipos de mastectomía, con variaciones importantes, tanto en el campo quirúrgico como en el estético y funcional.

 

Dentro de las mastectomías existen distintas formas, de mayor y menor agresividad, en el tratamiento de cáncer de mama.

 

Aquellas mujeres intervenidas de cáncer de mama mediante tumorectomía o mastectomía, sobre todo en las que es necesario realizar una linfadenectomía (extirpación de los ganglios linfáticos de la axila) presentan dificultades para mover el hombro los primeros días o semanas tras la cirugía. Los efectos secundarios de alteración de la imagen corporal, alteraciones en la movilidad del miembro superior, edema etc, son muy frecuentes Inicialmente lo que más influye es el proceso de cicatrización, la presencia de drenajes a nivel de la herida quirúrgica y el dolor postoperatorio.

 

Las cicatrices, las malas posturas mantenidas, las posiciones inadecuadas de algún segmento corporal con algunos de sus músculos permanentemente acortados, hace que puedan  aparecer puntos gatillo miofasciales en los músculos tanto de la zona del tórax (músculos pectoral mayor y serrato anterior) como los del hombro (músculo trapecio superior, músculo elevador de la escápula, músculo infraespinoso, músculo dorsal ancho etc.) provocando dolor.

 

Después de la mastectomía o radioterapia de los ganglios linfáticos axilares, la paciente corre el riesgo de desarrollar linfedema en la extremidad superior, perdida de movimiento en el hombro, y empleo funcional limitado del brazo y la mano. El linfedema post mastectomía por cáncer de mama es una complicación frecuente de la extirpación de la mama y territorios ganglionares, con invasión tumoral, que ocasiona hinchazón (edema) y aumento de tamaño del miembro superior correspondiente.

                                                                    

Linfedema Brazo Derecho

 

 

Al haber una limitación del movimiento, se pierde el control motor normal del complejo de la cintura escapular, más específicamente del patrón de la movilidad del hombro consistente en el  ritmo natural complementario de  la región escapulo torácica, la columna dorsal y caja torácica durante los movimientos recíprocos de la extremidad superior.

 

La estabilidad escapular depende de la movilidad torácica; el acortamiento de los músculos pectoral mayor y menor implicados en la cirugía del cáncer de mama, puede causar alteraciones posturales de ante pulsión de hombros u hombros redondeados.

Este problema postural, deja la movilidad con restricciones de la articulación gleno-humeral y a la escapula en una desventaja. Una disfunción escapulo-torácica puede estar presente dando lugar a una disminución de la movilidad gleno-humeral secundaria a una pobre movilidad o estabilidad escapulo-torácica.

 

Los patrones de movimiento anómalo pueden alterar la marcha y la postura, reducir la movilidad articular y la fuerza, e inducir incluso a la fatiga.

 

Aunque la movilidad del hombro tiende a mejorar con el paso del tiempo, con frecuencia la limitación persiste durante semanas, meses e incluso años  y esto conlleva  a una pérdida del control motor de la cintura escapular.

 

Consideramos que uno de los aspectos fundamentales que se debe abordar, es el control motor, no solo por sus efectos sobre el sistema músculo esquelético, sino porque puede normalizar la representación sensitivo motora cortical.

 

El control motor es una categoría amplia que incluye la movilidad, la alineación, el equilibrio, la sincronización, la coordinación y una eficiente co-activación de todos los músculos implicados en el movimiento de la cintura escapular  La ausencia de un eficiente control motor se ve como debilidad y pérdida de movilidad que alteran significativamente las actividades cotidianas y la calidad de vida de  estas mujeres.

 

Debemos lograr una correcta movilidad global actuando sobre aquellas cadenas implicadas en el movimiento El objetivo final será entonces, crear un nuevo esquema motor.

 

 

Plan de ejercicios.

 

 La aplicación de un protocolo de ejercicios específicamente diseñados y pensados para esta disfunción, permite aumentar la movilidad y funcionalidad de la cintura escapular y  del brazo; y por lo tanto mejorar el control motor del mismo, mejorar el edema, y flexibilizar la columna para mejorar la postura, como también la autoestima en estas pacientes, indispensable dentro del proceso de aceptación de esta enfermedad.

Objetivos

  • Restablecer el control motor de la cintura escapular.

  • Minimizar las restricciones y compensaciones de la cintura escapular a través del movimiento.

  • Mejorar y activar la circulación.

  • Mejorar la movilidad articular, estimulando  a moverse para que logren mayor autonomía recuperando capacidades motoras perdidas.

  • Eliminar las asimetrías restaurando el rango de movimiento y flexibilidad del hombro, tórax y  brazo.

  • Fortalecer el “core”  para restablecer la correcta postura y buena posición de la cintura escapular.

 

Tipos de ejercicio

  • Ejercicios de propiocepción: cuyo objetivo es reconocer y  sentir la parte del cuerpo afectada

  • Ejercicios de movilidad: se centran en ejercicios de amplitud de movimiento articular, de longitud del tejido muscular y de flexibilidad.

  • Estos ejercicios eliminaran la rigidez del tono muscular que está realizando la función de estabilidad.

  •  Ejercicios de estabilidad: Tienen como objetico el control postural al inicio y al final de la posición dentro del  patrón de movimiento.  La estabilidad actúa sobre el control.

  • Formación de nuevo patrón de movimiento: incorpora el uso fundamental de la movilidad y la estabilidad en los patrones de movimiento específicos para reforzar la coordinación y la sincronización.

 

 

Conclusión

 

Introducir a las mujeres con  cáncer de mama en un programa de ejercicios bien planificados que incluyan, propiocepción, movilidad, estabilidad hasta la formación de un nuevo patrón de movimiento, facilitara los resultados obtenidos en el restablecimiento del control motor de la cintura escapular; logrando una mejora significativa en el rango de movilidad y flexibilidad del hombro, tórax y brazo.

 

Pilates es una recomendación muy específica, ya que trabaja evitando el esfuerzo excesivo, usando la respiración como medio, regulando así la actividad cardiaca y respiratoria, facilitando el drenaje linfático  y circulatorio, colaborando en recuperar el tono muscular, la fuerza y la flexibilidad. Mejora el equilibrio y la coordinación, además de recuperar el equilibrio corporal para una completa recuperación física y emocional.

 

Lic. Silvina Bossi | Directora Triskel

silvina.bossi@triskelkinesiologia.com.ar

Compartir
Please reload

Buscar por tags